Close Please enter your Username and Password


lluvia_de_abril6 43F
59 posts
10/28/2007 8:57 pm

Last Read:
12/25/2007 1:14 am

(POEMA NO 20) PABLO NERUDA Y (TE AMO)GIAN FRANCO PAGLIANO

poema no 20 (pablo neruda)

Puedo escribir los versos m√°s tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: ¬ęLa noche est√° estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos¬Ľ.
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos m√°s tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos m√°s tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche est√° estrellada y ella no est√° conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos √°rboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cu√°nto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Ser√° de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque √©ste sea el √ļltimo dolor que ella me causa,
y √©stos sean los √ļltimos versos que yo le escribo.
...........AUTOR............
Pablo Neruda, 1924



TE AMO

Te Amo

Te amo
Te amo de una manera inexplicable.
De una forma inconfesable.
De un modo contradictorio.
Te amo
Con mis estados de √°nimo que son muchos,
y cambian de humor continuamente.
Por lo que ya sabes,
El tiempo.
La vida.
La muerte.

Te amo
con el mundo que no entiendo.
Con la gente que no comprende.
Con la ambivalencia de mi alma.
Con la incoherencia de mis actos,
Con la fatalidad del destino.
Con la conspiración del deseo.
Con la ambig√ľedad de los hechos.
A√ļn cuando te digo que no te amo, te amo.
Hasta cuando te enga√Īo, no te enga√Īo.
En el fondo, llevo a cabo un plan,
para amarte... mejor.
Pues, aunque no lo creas, mi piel
extra√Īa enormemente
la ausencia de tu piel.

Te amo.
Sin reflexionar, inconscientemente,
irresponsablemente,
espont√°neamente,
involuntariamente,
por instinto,
por impulso,
irracionalmente.
En efecto no tengo argumentos lógicos,
ni siquiera improvisados
para fundamentar este amor que siento por ti,
que surgió misteriosamente de la nada,
que no ha resuelto m√°gicamente nada,
y que milagrosamente, de a poco, con poco y nada
ha mejorado lo peor de mi.

Te amo.
Te amo con un cuerpo que no piensa,
con un corazón que no razona,
con una cabeza que no coordina.
Te amo
incomprensiblemente.
Sin preguntarme, por qué te amo.
Sin importarme por qué te amo.
Sin cuestionarme por qué te amo.
Te amo
sencillamente porque te amo.
Yo mismo no se por qué te amo.
................AUTOR...............
GIAN FRANGO PAGLIANO



EL SEMINARISTA DE LOS OJOS NEGROS

EL SEMINARISTA DE LOS OJOS NEGROS

Desde la ventana de un casucho viejo
abierta en verano, cerrada en invierno
por vidrios verdosos y plomos espesos,
una salmantina de rubio cabello
y ojos que parecen pedazos de cielo,
mientas la costura mezcla con el rezo,
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

Baja la cabeza, sin erguir el cuerpo,
marchan en dos filas pausados y austeros,
sin m√°s nota alegre sobre el traje negro
que la beca roja que ci√Īe su cuello,
y que por la espalda casi roza el suelo.

Un seminarista, entre todos ellos,
marcha siempre erguido, con aire resuelto.
La negra sotana dibuja su cuerpo
gallardo y airoso, flexible y esbelto.
√Čl, solo a hurtadillas y con el recelo
de que sus miradas observen los clérigos,
desde que en la calle vislumbra a lo lejos
a la salmantina de rubio cabello
la mira muy fijo, con mirar intenso.
Y siempre que pasa le deja el recuerdo
de aquella mirada de sus ojos negros.
Monótono y tardo va pasando el tiempo
y muere el est√≠o y el oto√Īo luego,
y vienen las tardes plomizas de invierno.

Desde la ventana del casucho viejo
siempre sola y triste; rezando y cosiendo
una salmantina de rubio cabello
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

Pero no ve a todos: ve solo a uno de ellos,
su seminarista de los ojos negros;
cada vez que pasa gallardo y esbelto,
observa la ni√Īa que pide aquel cuerpo
marciales arreos.

Cuando en ella fija sus ojos abiertos
con vivas y audaces miradas de fuego,
parece decirla: ‚ÄĒ¬°Te quiero!, ¬°te quiero!,
¬°Yo no he de ser cura, yo no puedo serlo!
¬°Si yo no soy tuyo, me muero, me muero!
A la ni√Īa entonces se le oprime el pecho,
la labor suspende y olvida los rezos,
y ya vive sólo en su pensamiento
el seminarista de los ojos negros.

En una lluviosa ma√Īana de inverno
la ni√Īa que alegre saltaba del lecho,
oy√≥ tristes c√°nticos y f√ļnebres rezos;
por la angosta calle pasaba un entierro.

Un seminarista sin duda era el muerto;
pues, cuatro, llevaban en hombros el féretro,
con la beca roja por cima cubierto,
y sobre la beca, el bonete negro.
Con sus voces roncas cantaban los clérigos
los seminaristas iban en silencio
siempre en dos filas hacia el cementerio
como por las tardes al ir de paseo.

La ni√Īa angustiada miraba el cortejo
los conoce a todos a fuerza de verlos...
tan sólo, tan sólo faltaba entre ellos...
el seminarista de los ojos negros.

Corriendo los a√Īos, pas√≥ mucho tiempo...
y all√° en la ventana del casucho viejo,
una pobre anciana de blancos cabellos,
con la tez rugosa y encorvado el cuerpo,
mientras la costura mezcla con el rezo,
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.

La labor suspende, los mira, y al verlos
sus ojos azules ya tristes y muertos
vierten silenciosas l√°grimas de hielo.

Sola, vieja y triste, a√ļn guarda el recuerdo
del seminarista de los ojos negros...
............AUTOR............
Miguel Ramos Carrión



la lluvia que moja tus sue√Īos abril


etrusco39 46M
426 posts

10/29/2007 11:06 am

Es en las palabras que encontramos actitudes y sentimientos que nos llevan a la reflexion...a la a√Īoranza....a la soledad..Pero es en conjunto de palabras como estas en las cuales nuestra mente y corazon se une ..para que el espiritu se regocije en palabras que deleitan y que hacen elevar el alma misma...Hermoso

Quien teme sufrir Definitivamente Sufre de Temor


lluvia_de_abril6 43F
18 posts

10/28/2007 9:12 pm

MIS POEMAS FAVORITOS

ESTOS POEMAS SON MIS FAVORITOS , ES UNA SENSACION DE MELANCOLIA TRISTESA Y GOZO , EXTRA√ĎO NO? PERO PODRIA PASA HORAS OYENDOLAS LES RECOMIENDO LA SIGUIENTE PAGINA AHI ENCONTRARAN TODOS LOS POEMAS DE PABLO NERUDA DECLAMADOS POR UNO DE LOS MEJORES EXPONENTESS DECLAMADORES GIAN FRANCO PAGLIANO (((http://amigos.com)))


la lluvia que moja tus sue√Īos abril